Cómo entreno la condición

CÓMO ENTRENO LA CONDICIÓN

¿Cómo la entreno?

-Hace algún tiempo, dejé de hacer trabajos de resistencia continua y velocidad resistencia larga.

-En realidad los intervalos largos de 200 a 400 m a un trote rápido los tomo como mi resistencia aeróbica y los hacemos en pretemporada y de vez en cuando durante el torneo, pero siempre el primer día de la semana.

-La velocidad resistencia la entrenamos con trozos de 25 a 90 m tipo Ins & outs o pendulares o combinados saltos, con pausas incompletas.

-La velocidad la entrenamos con estímulos cortos de 10 a 20m que como los realizo con pausas incompletas les denomino (según la terminología alemana) velocidad resistencia de sprint.

-La idea de periodicidad (‘reverse periodization’) de comenzar con un trabajo rápido para poder entrenar la tomé del entrenamiento de los velocistas de la DDR y de Canadá. Esto permite entrenar en etapas subsecuentes el trabajo voluminoso a mayor intensidad. Sin embargo, ya hace muchos años he introducido trabajos rápidos desde la pretemporada y en realidad lo que los chavos de DDR y Canadá me dieron fue la terminología para expresarlo.

-Empero, después de la pretemporada este concepto de periodicidad se esfuma como marco y, ‘don’ resultado, comienzan a dictar en forma inexorable la estructura del microciclo y comenzamos a trabajar con una carga que responde a las exigencias de la competencia.

-Durante la temporada hago entrenamientos complejos vale decir combino cualidades motoras. Este tampoco es un concepto nuevo, ya en los años 70 se hablaba del ‘entrenamiento en complejo’.

-Trato de combinar constantemente las carreras con algún tipo de fuerza, teniendo en cuenta que en el futbol aparecen combinadas. Esta especificidad del trabajo físico me parece más importante que ponerle pelota a la PFG, que lo único que logra es bajarle la intensidad del entrenamiento, desmejorar los patrones biomecánicos de carrera y hacerlo más agradable y, por ende, menos útil para el desarrollo volitivo del jugador.

-Lo que les cuento más que el producto de sesudas lecturas es la respuesta a la realidad (realtraining, parafraseando la realpolitik) que nos impone ‘la diva’ competencia.

-También, no lo niego, es la respuesta adaptativa a la visión de entrenamiento de técnicos y jugadores acerca de que es bueno y malo en el entrenamiento.

-Todo esto mezclado con diferentes formas de ‘trabajo extra’ a la carga colectiva de entrenamiento (todos los jugadores tienen algún déficit físico o tienen especial confianza en un tipo de entrenamiento y que obviamente les autorizo hacer) que abarca jugadores mayores–medios y juveniles.

-Con los jugadores mayores- trato de captar a algunos de los más representativos para realizar dos o tres veces por semana cápsulas cortas de sentadilla-salto-velocidad o que algunos de ellos realice -voluntaria, independientemente- trabajos de resistencia aeróbica, intervalos para la velocidad resistencia o sprints cortos (velocidad resistencia de sprint).

-Con los chavos hacemos un trabajo que denomino ‘voluntario a huevo’, previo al inicio del entrenamiento propiamente dicho.

-Creo que ni la resistencia pura (a la fondista), ni la velocidad pura (a la velocista), ni la fuerza pura (a la físico culturista) es trabajo adecuado para el futbolista.

Por esto, la mayoría de los trabajos son de carácter complejo, aunque siempre lleven un acento sobre una cualidad motora.

-La fuerza general que realizamos en trabajos colectivos, debido a la insuficiencia del material deportivo y sobre todo de tiempo, la trabajamos con pesos estándares en máquinas y pesos libres, y se le pide al jugador que realice máximo número de repeticiones en un tiempo determinado (no superior a 20”).

– Sin embargo, reconozco que el problema del entrenamiento complejo es la imposibilidad de medir y saber exactamente a qué se debe el crecimiento o descenso y esto a muchos entrenadores los pone nerviosos.

-Por lo demás, como yo no soy científico y mi compromiso es solo con el rendimiento, no me preocupa ni la medición (aunque las hago: 5 pruebas que consisten en: salto vertical, salto triple sin impulso, 30m con partida detenida, 140m pendulares, y 1000m pendulares), ni la justificación fisiológica, psicológica o metafísica del entrenamiento.

Todo esto que les cuento cabe en 5 días semanales de entrenamiento, 3hs de entrenamiento físico colectivo y 60 a 90’ de ‘trabajo extra’ individualizado. Además, una vez cada 15 días vamos a un lugar de más de 3000m y realizamos a lo largo de 2hs aprox. (sino me pierdo en el cerro) caminata, intervalos, circuitos de trote, saltos, carreras cortas en subida, en tierra arada, etc.). A pedido de los jugadores solemos subir un cerro de 4000m (Ajusco).

Los componentes condicionales que entrenamos son:

  • resistencia aeróbica
  • velocidad resistencia
  • velocidad
  • fuerza general/rápida-resistencia-máxima
  • fuerza de salto
  • fuerza de carrera
  • fuerza de lanzamiento (porteros)
  • movilidad

Los porteros entrenan con el equipo, pero no realizan las cargas de resistencia y en esos momentos realizan: a) destrezas gimnásticas y/o b) fuerza de lanzamiento.

El microciclo de entrenamiento físico, como ya dije, abarca 3hs y se reparte de la siguiente forma:

Día 5

Día 4 Día 3 Día 2 Día 1 Día 0 Día 00
60’ 40’ 30’ 40’ 10’ Juego

Pausa

Lesiones tengo muy pocas, salvo las producidas por traumatismos que no deberían ser consideradas de mi responsabilidad.

Los lesionados antes de integrarse al equipo los tomo personalmente y deben llegar a hacer el trabajo completo del equipo, antes de integrarse.

No copio modas, aunque las analice. Prefiero equivocarme con mis ideas que con ideas ajenas, generalmente, desarrolladas en contextos muy diferentes al nuestro.

Les agradece su atención un extraviado.