El ‘comeback’ de la PF

Llegó el entrenamiento de los integralistas y pasó.

Llegó el entrenamiento de los ‘estructuralistas’ y pasó.

Llegó la periodización táctica y pasó.

Todos negaron lo mismo: la PF. La sepultaron.

Hubo, como en otros momentos turbios de la historia, quematinas, desaparición forzada de implementos de entrenamiento que no pegaban con las ideas ‘modernas’ y, sin necesidad, sin fundamentos, sin una lógica de peso, simplemente con un ‘no sirve’, barrieron prepotente y soberbiamente todo el pasado teórico y práctico del deporte, cambiaron terminología; en pocas palabras, una ‘limpieza’ basada en el eslogan de ‘yo soy la modernidad y ustedes lo tradicional, lo obsoleto’.

Así, sin más, pretendieron apoderarse del futuro, de esa dimensión que, generalmente, no entra en la estructura de la mercadotecnia por su intrincada complejidad. Hoy, ya nadie duda ni plantea que a la técnica hay que acompañarla de una máquina potente, veloz, o no alcanza.

El tipo de futbol que veremos en el futuro inmediato ya comenzó a vislumbrarse en Rusia 2018: es de gran técnica y gran capacidad atlética.

El alto rendimiento exige sumar: físico+ técnico+ táctico+ mental+ teórico. Restar en el deporte (decían: la velocidad no importa, la fuerza no es necesaria, la dureza mental tampoco, estatura y peso menos, porque el futbol no es un deporte de choque, etc., etc., etc.) implica comenzar a desaparecer, quitarle piezas al rompecabezas y parece que no es una buena idea.

2019. Un número, un año, una fecha de inicio de un ciclo que requiere que nuestro futbol haga su propio análisis, que encuentre sus propias soluciones, su propia metodología, sus propios tiempos de entrenamiento.

Hubo un tiempo en que se copió sin reflexión y con mala letra. Aparecieron vocingleros, jilgueros de una panacea que nunca nos llegó, nos llenamos de escuelas con nombres de clubes famosos que hicieron un excelente negocio pero que dieron muy pocos frutos.

Mi pregunta es simple: ¿cuándo comenzaremos a hacer la crítica constructiva a nuestro pasado y -con las enseñanzas y experiencias que se extraigan- construiremos el futuro?

3s comentarios

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *