Componentes de la enseñanza


Los tres componentes más importantes de la enseñanza son:

  1. Objetivos
  2. Métodos (vías de aplicación), contenidos (ejercicios), materiales (implementos de apoyo del aprendizaje)
  3. Evaluaciones

Magreb (1968) proponía tres puntos sobre lo que debería estar estructurada la sesión o clase.

1. ¿Cuál es mi objetivo (qué pretendemos aprender)? Determinar claramente el objetivo de la lección e indicar que podrán hacer los estudiantes al final de la misma.

2. ¿Cómo lo conseguiré? La planeación de la UE requiere elegir métodos, materiales y ejercicios para poner en práctica los acontecimientos de la enseñanza y las condiciones de aprendizaje apropiados para cada situación.

3. ¿Cómo sabré que lo he logrado (control)? Administrar una prueba adecuada o hacer alguna otra evaluación de desempeño para saber sí los estudiantes han alcanzado el objetivo.

El desarrollo de estos puntos requiere el siguiente conjunto de medidas:

-Organizar el curso completo en unidades y temas principales. A esto, en el entrenamiento, lo conocemos como:

  • Macro ciclo
  • Meso ciclo
  • Micro ciclo
  • Unidades de entrenamiento

Sin embargo, debemos comenzar definiendo los objetivos (para saber ‘a qué le tiramos’) con la elaboración de programas (por objetivos) de la unidad de entrenamiento.

-Para asegurar los aprendizajes, es menester escoger una o dos cualidades/destrezas 'blanco' para cada unidad de entrenamiento.

Los aprendizajes que se propongan deben cimentarse en un aprendizaje anterior.

Los espacios reducidos, por su alto grado de dificultad técnico-táctica, deben plantearse sobre capacidades y fundamentos (físicos y técnicos) perfectamente dominados por el jugador. El espacio reducido sirve para implementar, en situación de juego, aprendizajes ya realizados (fase de automatización). De lo contrario, solo sirven para automatizar errores o su impacto directo sobre el universo de fundamentos del futbol es tan bajo que no genera aprendizajes, dado que el aprendizaje va estrechamente unido a la repetición.

Tipos de pruebas de control

La jerarquía indica que si se ha de lograr el objetivo mediante un aprendizaje planificado eficientemente, tendrán que haberse aprendido de antemano todos los objetivos subordinados. Pero para ello es menester poseer una batería adecuada de pruebas objetivas de control. Cubrirla requiere de la realización de pruebas parciales cada cierto tiempo, así como de pruebas centrales un par de veces al año.

Todo programa de enseñanza debe fundamentarse en la existencia del dominio de habilidades previas necesarias.

La jerarquía de aprendizaje representa la secuencia de sesiones más eficaz.

Existen siempre varios programas de sesión óptima, es decir, siempre existen en el entrenamiento ejercitaciones cuya implementación puede ser hecha antes o después.

En términos metafóricos, el entrenamiento deportivo implica un ‘encadenamiento’ de objetivos, contenidos y métodos de entrenamiento, donde todo posee un punto inicial así como un antes y un después insalvable, a menos que no se respeten las leyes biológicas. Quien no lo respeta entra en pugna con la naturaleza y esta dama todavía no conoce la derrota en los 4 mil millones años de existencia de la tierra. El caos, es decir, meter todo en una cacerola con la ingenua esperanza de que tanto los fundamentos técnicos, tácticos y cualidades motoras ‘cuajen’ en un momento determinado de la historia, regalándonos futbolistas excepcionales, es jugar a hacer magia. Aunque, según nos cuentan, las posibilidades que surgiera vida en la tierra eran aún menores y aquí estamos hablando de futbol.

Literatura recomendada: La planificación de la enseñanza. R.Gagné y L.Briggs. Editorial Trillas.