Se acabó el futbol “Channel”

Europa se rinde ante la indiscutible necesidad de elevar los estándares físicos de los futbolistas. Los jugadores más responsables comenzaron desde hace tiempo a entrenar por su cuenta, en silencio, conscientes de que para prolongar su vida activa en el futbol debían mantener o superar su nivel de rendimiento y prevenir lesiones -tan comunes- en un deporte que entrena poco y exige mucho.

Hoy, la ola, los resultados, son absolutamente innegables como para seguir negando el fenómeno arrollador que se ve en las canchas.

No queda de otra: a desenterrar las armas. Los tiempos cambian, las exigencias de la competencia aumentan. Tanto tiempo sin ver trineos, pendientes, cajas pliométricas, pesos libres, entrenamiento ‘en pelo’…

Se acabaron las explicaciones retóricas de entrenamientos insustanciales. El cuerpo aguanta y esto sí que no es retórica. La demostración proviene de otros deportes, mucho más exigentes que el futbol, donde los deportistas entrenan 4 a 8 hs diarias y nadie desfallece.

Se acabaron los jugadores de domingo que holgazanean durante la semana y brillan en el juego. Hoy, hasta los GRANDES sufren y se ven atosigados, deprimidos y comprimidos por otros futbolistas, que ya no aceptan realezas ni tratos preferenciales para algunos jugadores.

Que cada jugador, cada equipo, cada país juegue a lo que su futbol, visto desde el aspecto condicional, constitucional, de mentalidad y de capacidad técnica y táctica les exige.

La solución, como siempre, no está afuera. La solución vive y debe desarrollarse desde las entrañas de cada futbol, so pena de sacrificar generaciones de futbolistas en nombre de una malinterpretada modernidad.

-oOo-

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *